Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural a destacado profesional del derecho

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural a destacado profesional del derecho

No hay preguntas y respuestas que puedan sintetizar el perfil de una de las figuras más populares en el mundo de la docencia, la moda, y ambiente jurídico del país; lo que hará realmente fascinante este viaje introspectivo será la particular habilidad de nuestro protagonista al hilar sus polifacéticas carreras y pasiones, moviendo los cimientos más profundos de sus recuerdos de vida para mostrar una historia con ciertos detalles que pocos conocen del abogado y notario Marlon Iván Rodríguez Escalón.   

Con un apunte personal arrancó está entrevista del multiprofesional de 51 años cuya personalidad perspicaz, infatigable y arrolladora, además posee un sentido del humor indescriptible, al punto de reír de sí mismo durante circunstancias y acontecimientos que derrumbarían a cualquiera ¡pero no a él! Su carácter en momentos neurálgicos reboza de franqueza extrema bañada de aparente explosividad que siempre se convierten en sus más grandes lecciones de vida, pues le resulta indispensable reconocer sus aciertos y equivocaciones para abonar su constante crecimiento personal e incansable empuje de superación.

Franco, directo, y buen amigo, que posee amigos contados con los dedos de su mano izquierda –el lado del corazón– reservando ese espacio para su familia y ellos. Ha experimentado la traición, y a través de esta, aprendió a dejar ir el pasado y perdonar de manera consciente, pues reconoce que es parte del único camino a la felicidad que puede conocer. Como buen profesional del derecho, conoce la ley de la polaridad entre el amor y el odio, rechazando la mentira e hipocresía para lograr abrazar la sinceridad y honestidad como estandarte personal.

Buen amante de la lectura en todos sus géneros y hábitos saludables, que escudriña el valor del equilibrio en cada faceta de su vida, cerrando ciclos a su talento en la moda y diseño para aportar su completo enfoque a su más grande aspiración: convertirse en el mejor bufete corporativo de la ciudad de El Progreso y la región.

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural ha destacado profesional del derecho

Una vida de alas, raíces y legado

Es el sexto de nueve hermanos y nació en San Alejo, Atlántida el 17 de octubre de 1968; al cumplir cuatro años de edad, su familia se trasladó a El Progreso, Yoro, donde inicia sus estudios en la escuela Pedro P. Amaya para luego continuar en Tela y finalmente graduarse en Juticalpa, Olancho.

Ingresó a la Escuela Superior del Profesorado en 1988, y oportunamente en ese mismo año, aperturan la carrera de Derecho en el Centro Universitario Regional del Norte, novedad que lo lleva a dar un giro académico en horas de la tarde, pues el salario que ganaba como maestro en la jornada matutina de la zona rural, decidió invertirlo en sus estudios de licenciatura.   

Las alas de su imaginación se abren de nuevo para redescubrirse en su verdadera vocación, “mi pasión por el estudio de las leyes y el derecho era lo mío, además que en ese tiempo la carrera era innovadora en San Pedro Sula”, expresó con ese brillo en sus ojos…un destello característico de quienes profundizan en su más pura esencia y se encuentran a sí mismos.

Sus raíces, talento y empuje han inspirado a su familia, amistades y todo aquel que establece contacto con él, “Ahora casi toda mi familia está involucrada en la rama del derecho…mi hermana es abogada y mis sobrinos están estudiando abogacía; ellos han visto en mi un esfuerzo y tenacidad respaldada por honestidad  y respeto” concluyó, apuntando además que dejó atrás el mundo del diseño y la moda, pues ahora está de frente a su pasión de pasiones: la abogacía y notaría.

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural ha destacado profesional del derecho

Su marcada carrera multifacética

Se inició en el campo de la docencia como maestro rural, así descubrió en el momento preciso su pasión por el mundo de las leyes, volviéndose un incansable estudiante en constante actualización respaldado por la tecnología del siglo 21, llegando a obtener en un tiempo record tres maestrías e infinidad de altos cargos en el sector público y privado.

Nuestro entrevistado también se costeaba sus estudios con trabajos de diseño de ropa, carrera que comienza cuando sus hermanas eran adolescentes y competían para reinas o madrinas en sus respectivos centros secundarios.

Como buen protector, Marlon decide apoyar a sus hermanas menores pidiendo asesoramiento para la confección de sus trajes al diseñador progreseño Sergio Paz. Esa amistad fue el hilo conductor para ayudarle a Paz con los detalles de cada vestido y así emprende una nueva profesión que lo catapulta en toda Honduras.

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural ha destacado profesional del derecho

Sus hermanas eran las musas ideales de este artista del diseño y la confección de prendas tan exclusivas como exquisitas, “En 1993, mi hermana Yadira decidió competir en Señorita Honduras y esta fue la mejor vitrina para dar a conocer mis trabajos en todo un país…recuerdo como las compañeras de ella me rodeaban pidiendo asesoría con sus trajes de gala”,  agregó.

El talento despuntó al pensar que la oportunidad sería un buen negocio con las concursantes del evento nacional de la belleza y otros reinados, comenzando así el diseño de atuendos para muchas misses y participantes de passarelas, “estaba muy feliz al tener un nuevo ingreso económico, pues eso sumó a mis ganancias como maestro de escuela; diseñé para varias reinas de belleza, entre ellas la famosa modelo hondureña Liliana Sacaza cuando compitió en el concurso Honduras Universo 1999 y también al ganar premio como mejor diseño en el Miss Honduras 2001 con Señorita Valle de Sula, Olga Mireya Rodríguez”.

Al establecerse oficialmente como diseñador de ropa, por las mañanas trabajaba en la escuela y en las tardes atendía su taller de costura. Entre su larga lista de clientas tenía a la abogada Kenya Perelló Paranky, quien le propuso comenzar a litigar en la carrera de derecho, ofreciéndole un local familiar de manera gratuita ¡Fue así como nació el bufete Rodríguez Escalón! puesto que en 2001-2002 obtuvo su título de abogado.

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural ha destacado profesional del derecho

Paso a Paso

Aunque los primeros años litigando resultaron nada fáciles, su confianza y tenacidad –a pesar de la enorme oferta de abogacía privada en la ciudad rivereña– le aseguraron como primeros clientes a sus compañeros maestros y a quienes frecuentaban su taller de costura ¡un giro laboral! producto de su entera vocación de servicio.     

Conoció como fuente de inspiración a la abogada Inés Yadira Cubero; ella lo motivó a desconocer las pausas y continuar preparándose académicamente. Ingresó al primer post grado sobre Derecho Procesal Penal impartido en Honduras por catedráticos españoles y obtuvo su master, al punto de luego concretar también sus maestrías en Derecho Procesal Civil. Recientemente obtuvo su título de Master en Derecho Administrativo en la Universidad Católica de San Pedro Sula y es catedrático desde hace 6 años en la Universidad Tecnológica de Honduras UTH.

Nuestro entrevistado ha ostentado diversos cargos, entre otros: asesor legal de la municipalidad de El Progreso durante diferentes periodos administrativos, asesoría del Partido Liberal en el Departamento de Yoro y de varias empresas privadas en la perla del Ulúa. Fue Secretario Privado en el Congreso Nacional durante el gobierno de Roberto Micheletti Baín.

Su historia de vida y carreras, le han permitido atesorar un sinnúmero de logros entre los que recuerda de manera muy especial y reciente, el galardón concedido por el pueblo progreseño al nombrarlo “Mandador de la Cuidad”, honor que alcanzó gracias a su simpatía  y popularidad coronadas por su incansable labor social en el club de leones y otras instituciones sociales, así como también por su labor profesional.

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural ha destacado profesional del derecho

Ante sus desafíos

“Pienso que Dios me ha protegido al ejercer esta carrera de derecho –tan difícil en Honduras–  siendo honesto, considero que se puede caminar tranquilo aun cuando tratamos con todo tipo de personas en este medio” reveló con entera seguridad.

Evidentemente, esos mismos principios de honestidad  que ha tratado de inculcar a los jóvenes que se acercan a él, tanto en calidad de alumnos como practicantes en su bufete, son puestos en práctica en cada faceta de su vida, “Siempre trato de asesorar a mis clientes, orientándolos a practicar la verdad y así vamos viendo los casos”, aclaró, mostrando así uno de sus más grandes desafíos: la icónica verdad.

Con esa misma verdad como estandarte, apuesta por no llevar a su cargo todos los casos que se le presentan, “en muchas ocasiones solo les damos una amplia explicación para que tengan una mejor perspectiva de su propia situación”, asevera, agregando que remite a muchas de estas personas a profesionales especializados en cada rama del derecho o a las instituciones que correspondan.

Estar plenamente actualizado en cuanto a tecnología y estudios avanzados, además de mantener esa jovialidad,  unidas a su vocación de servicio, dando siempre lo mejor de sí mismo, parecen coronar el rotundo éxito que imprime ante sus desafíos de cada momento…¡un día a la vez!

Marlon Rodríguez ejemplo de superación: de maestro rural ha destacado profesional del derecho

Enfrentar sus aparentes fracasos echando mano a su buen sentido del humor, le permitió en el 2010 protagonizar su derrota durante las elecciones de la junta directiva del Colegio de Abogados de El Progreso, Yoro, donde su rival logró unos 300 votos a su favor,  en contraposición a su paupérrimo resultado en las urnas, “fueron 8 votos…aún no sé porque solo eso, pero al final de la jornada recordé que hice fiestas, afiches, regalé libretas, y…”, soltó carcajadas abiertas riendo de sí mismo, dejando claro una vez más que eso fue suficiente para él y contrario a lo que otros opinen, no posee aspiraciones políticas de alguna índole. 

Fue fascinante verlo desde adentro y a El Diario HN le encantó la experiencia, puesto que nunca antes fue abordado bajo la mira periodística…el vistazo introspectivo a Marlon Iván Rodríguez Escalón, el exitoso profesional del derecho que en su versión de niño conoció el dolor del hambre, la injusticia y los pies descalzos…unos pies que ahora calzan la determinación de una lección de vida invaluable ¡real!.

Por Dayana Ortiz / Leonel Caballero / Fotos Irvin Vallecillo

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *