mientras PN descarta nuevas elecciones