La tercera estrellita de los Hernández-Gutiérrez está a punto de brillar