Honduras y Guatemala buscan acciones conjuntas para mitigar contaminación del río Motagua

Honduras y Guatemala buscan acciones conjuntas para mitigar contaminación del río Motagua

Tegucigalpa.- Con el objetivo de mitigar el impacto de los desechos del río Motagua en las costas hondureñas, las autoridades de Guatemala y Honduras están tomando acciones conjuntas, que incluyen estrategias de educación ambiental y construcción de rellenos sanitarios.

Así lo aseguró la comisionada presidencial para el Río Motagua, Liliam Rivera, quien junto a los viceministros de Recursos Naturales y Ambiente de Honduras y Guatemala, Carlos Pineda y Ángel Lavarreda, respectivamente, y la jefa del Departamento de Protección del Medio Marino de Marina Mercante, Sara Zelaya, explicaron las acciones que se están llevando a cabo.

Rivera indicó que la solución ante la contaminación en el río no está en recolectar los residuos, sino que en la implementación de estrategias que contemplan desde la educación ambiental en las comunidades, estudios para rellenos sanitarios autosostenibles y descargas de aguas residuales.

La comisionada puntualizó que los cancilleres de Honduras y Guatemala firmaron el pasado 10 de marzo un memorándum de entendimiento para la implementación del Proyecto de Gestión Ambiental Integral de la Cuenca del Río Motagua.

Dicho proyecto tiene como objetivo la protección ambiental y el control de la contaminación por desechos sólidos y líquidos que afecta la cuenca del Río Motagua y la Bahía de Omoa, y se realizará con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Global Environment Fund (GEF).

Adicionalmente, en conjunto con la alcaldía de Omoa y la Secretaría de Recursos Naturales se ha avanzado en los estudios que permiten conocer la línea base de residuos, el diseño pilotaje de rutas de recolección para rellenos sanitarios autosostenibles, manifestó.

Honduras y Guatemala buscan acciones conjuntas para mitigar contaminación del río Motagua en la bahía de Omo

Biobardas

El viceministro de Recursos Naturales y Ambiente de Guatemala, Ángel Lavarreda, detalló que el impacto de desechos en las costas hondureñas en los últimos días fue identificado desde el 5 de agosto pasado, por lo que se ha estado en comunicación permanente con las autoridades de Honduras para poner en marcha el plan de acción correspondiente.

Las autoridades de Guatemala informaron que las biobardas están funcionando al 100 por ciento; adicionalmente, hay equipo humano permanente haciendo recolección de hasta dos toneladas de desechos en la zona y cuando es necesario se hace uso del brazo artesanal.

Especificó que a causa de los temporales lluviosos muchas veces se genera mayor cantidad de desechos o de algas que invaden las playas; sin embargo, tanto Guatemala como Honduras han llegado a diferentes acuerdos y están comprometidos a manejar acciones conjuntas para darle un manejo adecuado a esta problemática.

“El compromiso es de ambos países y hemos venido avanzando, apuntándole mucho a la educación ambiental, sumado a guías de trabajo para el manejo de desechos y residuos, actuando de manera preventiva y no sólo reaccionando en el momento que se dan los problemas”, expresó.

Lavarreda informó que se estableció una mesa técnica con los delegados de los departamentos que están en la cuenca del río Motagua, para tomar las acciones necesarias, entre las que se incluye la limpieza en diferentes puntos, entre ellos Chalatenango, Escuintla y Chiquimula.

Gestión ambiental

El viceministro de Recursos Naturales y Ambiente de Honduras, Carlos Pineda, explicó que el 30 por ciento de la cuenca del río Motagua pasa por Honduras; sin embargo, son zonas poco habitadas y un gran porcentaje de la población hace un manejo adecuado de los desechos y aguas residuales.

En parte de la cuenca se produce un millón de quintales de café, cuyos cultivos están en un proceso de inserción a cafés especiales, lo cual implica un manejo adecuado de los residuos sólidos y líquidos, lo que se traduce en el buen manejo de la cuenca, dijo.

Agregó que Copán Ruinas es la ciudad más habitada de la zona y cuenta con lagunas de oxidación, y a pesar de no tener un relleno sanitario, cuenta con un sistema de disposición de residuos sólidos que impide que los desechos sean depositados en el río Copán que es un afluente del río Motagua.

De la misma manera los municipios de San Jerónimo, Cabañas y Santa Rita, en Copán, ya iniciaron el proceso para hacer un relleno sanitario mancomunado para los tres, y el municipio de Nueva Frontera, en Santa Bárbara, también inició este proceso.

A esto se le suma la ley que prohíbe los plásticos de un solo uso, que ya varios municipios están implementando con muy buenos resultados.

Reducción de desechos

Por su parte, la jefa del Departamento de Protección del Medio Marino de la Marina Mercante, Sara Zelaya, recordó que desde hace cinco años se están haciendo esfuerzos que han dado como resultado una disminución significativa en la cantidad de desechos en comparación a años anteriores.

Detalló que en 2016, año con el máximo pico, se recolectaron 1.248.2 toneladas de desechos; en 2017 se logró reducir en un 50 por ciento, con 602 toneladas, mientras que en 2018 se recolectaron 153.5 toneladas y el año pasado 85.

Indicó que las autoridades hondureñas están comprometidas en mitigar la acumulación de los desechos en las playas hondureñas, así como en los humedales y manglares para disminuir el impacto ambiental en la zona.

“El tema de la gestión integral de desechos es por donde pasa todo; eso es a lo que debemos dirigir todo el tema de estrategias, políticas y acciones que se están implementando. En ese sentido, las estrategias de Honduras no sólo se centran en limpiar playas”, manifestó la funcionaria de la Marina Mercante.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *