La reina Isabel otorga el visto bueno para que Meghan y Harry comiencen una nueva vida