sábado, abril 20, 2024

Top 5

Más Noticias

El partido Pro Bowl: el All-Star de la NFL

El partido previo a la Super Bowl reúne cada año a los mejores jugadores del campeonato

La victoria fue para el equipo dirigido por Michael Irvin por 49-27

El partido Pro Bowl, equivalente al All-Star de la NBA, reúne cada año desde 1950 a los mejores jugadores de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano) en dos equipos formados a partir del resultado de la votación de entrenadores, jugadores y aficionados de los integrantes de los 32 conjuntos de la liga. También se escogen a dos capitanes honorarios para elegir de entre los jugadores invitados a la ocasión, y liderar a los respectivos equipos. Este año los seleccionados fueron dos viejas estrellas; por un lado Jerry Rice, que logró tres Super Bowl a lo largo de sus 20 años como jugador en cuatro equipos distintos, y Michael Irvin, una mítica figura de los Dallas Cowboys y que también consiguió tres títulos durante su etapa como jugador.
A la hora de formar los conjuntos, los capitanes eligen entre los jugadores disponibles de su equipo así como a los entrenadores. El Equipo Rice optó por la estrella de los Giants de Nueva York, Eli Manning, como quarterback y al entrenador de los Chiefs de Kansas, Andy Reid. El equipo Irvin eligió al quarterback de los Seattle Seahawks, Russell Wilson, para liderar su ataque. Su cuerpo técnico lo formaron los entrenadores de los Greenbay Packers de Wisconsin.

Se trata de un partido de pura exhibición. La propia localización del partido, que se celebra en Hawai,casi ininterrumpidamente desde 1980, así lo indica. La intención es combinar a los jugadores más importantes con las jóvenes promesas de la NFL para culminar la temporada homenajeando el rendimiento de los mejores activos de la liga. Entre bromas y bailes tanto en el terreno de juego como en los banquillos, los jugadores rebajan la intensidad del juego y se pierde el fuerte componente físico y agresivo. El resultado es lo de menos. De todas formas, Michael Irvin advertía antes del partido, en una entrevista con el canal ESPN, que aunque su equipo iba a jugar “para enorgullecer a las familias de sus chavales, que tanto se han esforzado a lo largo de la temporada”, también querían ganar. El primer cuarto, bajo el sol de Honolulu, empezó bien para el Equipo Rice. Sin mucha resistencia, Manning, que viene de firmar su mejor temporada en cuanto a touchdowns de toda su carrera, un total de 35, puso por delante a su equipo con una secuencia de buenos pases. Sin embargo, el Equipo Irvin, a la orden del quarterback de los Seattle Seahawks, Russell Wilson, consiguió un touchdown con tan sólo cuatro pases. El Equipo Irvin, con traje gris oscuro, continuó fuerte y pronto logró sumar otro touchdown a tres minutos del final del primer cuarto tras interceptar un mal pase de Manning.

La dinámica del encuentro no cambió con el comienzo del segundo cuarto, que arrancó con otro touchdown del Equipo Irvin. Alejándose en el marcador con un resultado a favor de 21-7, Irvin se encontraba cómodo y el Equipo Rice mostraba muy poca intensidad. Finalmente, entró el quarterback de los Raiders de Oakland, Derek Carr, para redirigir exitosamente la estrategia ofensiva de Rice, consiguiendo el 21-14. Con diversos errores defensivos, los dos equipos igualaron su rendimiento sobre el terreno de juego. Sin generar mucho peligro, cualquiera de los dos conjuntos podía transformar un touchdown. Pero la duda la despejó el Equipo Irvin, que anotó otro touchdown a menos de un minuto del descanso: 28-14.

Los dos últimos cuartos tampoco mostraron ningún cambio. Los jugadores intercambiron risas y buena tónica sobre el césped del Aloha Stadium. Irvin consiguió otros dos touchdowns por uno del Equipo Rice. El resultado quedó más que zanjado de cara al último cuarto, que comenzó con un rotundo 42-21 a favor del Equipo Irving.

Entre jugadas un tanto irónicas ambos equipos se llevaron otro touchdown y pusieron fin a una tarde relajada en Hawai. El resultado quedó en 49-27. Los diversos jugadores entrevistados confirmaron el disfrute del partido para todos y dieron al protagonismo de la Super Bowl, que se celebrará en Santa Clara, California, el próximo domingo entre los Carolina Panthers y los Denver Broncos. Será entonces, y no hoy, cuando se podrán ver a los dos mejores conjuntos de la NFL en esta temporada.

Más leído