Los vikingos amplían horizontes

No le gusta El hobbit. Tampoco El señor de los anillos. De Juego de tronosmejor ni una palabra. Michael Hirst se embarcó en la aventura de Vikingosporque, de vez en cuando, la realidad es capaz de superar cualquier ficción. Y, para él, ésa es la cuna de toda buena historia: la verdad. “Quien compare el drama de Ragnar con la producción de HBO (Juego de tronos), no tiene ni idea. Nosotros nos basamos en hechos reales, ellos no. Son dos cosas completamente distintas”, confiesa a EL MUNDO el creador de una serie que se instaló en la pequeña pantalla para hacer justicia a los feroces norteños, a los otros salvajes.

Por fin -tres días después de su estreno en EEUU-, la cuarta temporada deVikingos arranca en España. Lo hará este miércoles a las 22.30 horas en el canal TNT. Del puño de Hirst, el hombre al que las redes sociales se han empeñado en bautizar como el primo sueco de Mariano Rajoy por su supuesto parecido físico, han nacido también ficciones de la talla de Los Borgia o Los Tudor. Pero Vikingos es distinto. “En algunas producciones, en las llamadas series de época, los personajes parecen escapados de un museo de cera. Son como muertos vivientes (en alusión a The walking dead)”, explica el creador y guionista del drama de History Channel: “Si uno compara la Historia de la Humanidad con la Historia del Universo, enseguida se da cuenta de que los romanos pasaron por aquí hace poco más de dos segundos. Hay valores y sentimientos que han permanecido intactos. Esto es lo que consigue que personajes de ayer interesen al público de hoy”, apunta Hirst: “Intento crear un puente, encontrar el punto en el que se conectan pasado y presente”.

Después de haber luchado por el poder, de haber amado, traicionado y asesinado al mismo tiempo; tras haber alcanzado la mano de los dioses, conquistado territorios de las costas inglesas y de haber asediado las murallas de París, Ragnar, (Travis Fimmel) y el resto de guerreros nórdicos continúan sus aventuras y andanzas. “Vikingos no es sólo la vida de Ragnar. Es la suya y la de sus hijos”, reitera Hirst, que de entre todas las nuevas tramas destaca el viaje que emprenderá Björn. “El hijo mayor de Ragnar inicia una travesía por el Mediterráneo y, sí, bordeará la costa española“, adelanta.

Y, claro está, la cuarta entrega estará marcada por muerte y violencia. “Cuando decido matar a un personaje, nunca busco el morbo o la reacción del espectador. Medito muchísimo. Para mí es un elemento fundamental de la narrativa. Perderemos muchos personajes, pero ganaremos algunos”, explica el guionista que, de nuevo, carga contra Juego de tronos: “No entiendo ni la muerte, ni el sexo gratuito de la ficción de HBO. A veces, roza lo ridículo”. Y es que, a pesar de las escenas sangrientas, Hirst ha conseguido plasmar la cara más agradable de los vikingos. La de esa civilización demócrata y abierta, respetuosa por las mujeres.

Los expertos coinciden: son más los aciertos que los errores. Aun así, desde el principio, Hirst avisa: no está escribiendo un documental. “Apenas hay datos académicos de la Edad Media. Esta civilización dejó muy poca información registrada. La trama que contamos está basada en una historia real mezclada con mitos y leyendas. La ficción te exige o bien ir más allá, o bien resumir ciertas acciones para que la narrativa avance”, comenta un Hirst que ya ha sido alabado por catedráticos especializados en cultura escandinava. “Es la primera vez que se nos trata con seriedad y respeto a quienes durante mucho tiempo han personificado la violencia, el miedo y la barbarie”, le han dicho en alguna ocasión. “¿He cambiado la percepción que hasta ahora se ha tenido de ellos? Sí, claro que sí. Se ha hablado poco de los vikingos. Eran demasiado malos, mataban monjes, violaban a todo el mundo… se ha demostrado que eso eran meros prejuicios. Ahora los escandinavos están orgullosos de sus antepasados”, añade.

Al contrario que las anteriores, esta cuarta entrega tendrá 20 episodios -los otras eran de 10-. “Esto es algo que ha decidido el canal. La forma de consumir televisión ha cambiado. Las plataformas streaming hacen que la gente sea mucho menos paciente. Grabando todos estos capítulos de una vez habrá que esperar muy poco a la quinta temporada que, si todo va bien empezará a rodarse en mayo”, incide Hirst. Sean cinco, seis u 80 temporadas, él ya conoce el final ideal para su serie: “Quiero que los hijos de Ragnar, una vez en Groenlandia, continúen su viaje, se sumerjan en un bosque y, cuando vean la luz, aparezca un cartelito en el que pongaAmérica“.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *