Tratan de incrementar producción de papa

La Esperanza, Intibucá. Con el propósito de fortalecer a los productores de papa del departamento de La Esperanza, Intibucá y darles a conocer los avances del Proyecto de “Papa Sana”, que se desarrolla en su localidad, autoridades de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), se reunieron y llegaron a acuerdos que beneficiarán a los productores del rubro, al incrementar su producción.

Entre los compromisos adquiridos por la SAG, mediante la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (DICTA), se acordó buscar el perfil para un técnico del Servicio Nacional de Sanidad Animal (SENASA), para que esté permanentemente en la zona, apoyando con capacitación técnica a los productores.

También se busca definir el reglamento de la cadena de papa, valor agregado y financiamiento del producto, a través del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (BANHPROVI) y gestionar la realización del programa fitosanitario en cultivo de papa.

A la reunión asistieron Geovanny Pérez, director ejecutivo de Dicta; Ricardo Paz, director general de SENASA, Carlos Ferrera, asesor técnico de SENASA; Elden Vásquez, diputado de Intibucá; Emanuel Hernández, coordinador Regional Intibucá SAG-DICTA, y productores de papa de Intibucá.

Con el apoyo del gobierno de China Taiwán, la SAG/DICTA ha capacitado a unos 1,319 productores de papa la SAG, por medio del proyecto “Papa Sana” en el occidente del país.

La producción de papa en Honduras se concentra en la zona occidental, específicamente en el departamento de la Esperanza, Intibucá. La SAG realiza su asistencia a los productores del tubérculo, por medio de la Dicta, con el apoyo de otras direcciones y la integración de otros proyectos.

El proyecto “Papa Sana” está orientado a mejorar la competitividad y capacidad productiva para beneficiar con mejores costos de producción a familias que se dedican al cultivo en un 75 por ciento de la demanda de semilla certificada de papa sana y así producir al menos unas 2,600 toneladas.

Este plan, con sede en Intibucá, cuenta con una duración de cinco años, concluyendo en el 2019, donde China-Taiwán aporta en términos de donación un total de 3.6 millones de dólares y el gobierno hondureño, 1.6 millones de dólares, con lo que se beneficiará a unas 5,000 personas.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *